Archive by Category "Blog"

Escapada de un día en la Baronia de Escornalbou

Con esta ruta de un día, os propongo descubrir uno de los rincones con más encanto del Baix Camp, la Baronía de Escornalbou. Este antiguo señorío  se sitúa en el interior de la comarca entre la Sierra de Pradell y l’Argentera y la llanura del Baix Camp.  Su paisaje se caracteriza por suaves colinas de bosque mediterráneo y sobre todo por la presencia del embalse de Riudecanyes, alrededor del cual haremos la ruta. Vamos a hacer una breve introducción histórica sobre el origen de este territorio:

En el año 1162 el rey Alfonso I de Cataluña conquistó la Montaña de Escornalbou, la cual se encontraba bajo dominio musulmán. Dice la leyenda que San Miguel ayudó a las tropas y al rey a tomar el lugar el 8 de mayo de aquel año, entonces día de la Aparición de San Miguel y que en su honor, el mismo rey decidió construir un monasterio augustiniano dedicado a San Miguel. Asimimo, dió el lugar a Dios, a San Miguel y a Joan de San Boi, camarero de la Catedral de Tarragona, momento desde el cual el Castro Cornu Bovis pasa a depender del arzobispado. La donación se hizo con la condición de restaurar, mejorar y repoblar aquel territorio, hecho que propició sucesivas donaciones de varios términos y pueblos, que formarán parte de la Baronía de Escornalbou como Colldejou, Vilanova d’Escornalbou, Riudecanyes, Duesaigües, Pradell de la Teixeta, la Torre de Fontaubella, L’Arbocet y L’Argentera.

Con esta ruta de un día os propongo visitar algunos de estos pueblos en una ruta en coche. Empezamos a las 10 de la mañana en el Castillo Monasterio de San Miquel de Escornalbou:

 

CASTILLO MONASTERIO SAN MIQUEL D’ ESCORNALBOU

Originalmente construido como monasterio, San Miquel d’ Escornalbou fue testigo de muchos hechos históricos y cambios que han ido modelando su actual fisionomía. El edificio que hoy vemos es fruto de la intervención de un personaje del cual hablaré en varias ocasiones: el diplomático reusense Eduard Toda (1855-1941). Toda compró el antiguo monasterio en 1911. El conjunto entonces estaba prácticamente en ruinas después de muchos años de abandono y destrucción a raíz de la desamortización de Mendizábal y de la Primera Guerra Carlista. Amante del patrimonio, la arqueología, la historia y las culturas, Eduard Toda decidió hacer del antiguo monasterio su castillo, su residencia de jubilación. Cabe decir que la restauración fue ciertamente idealista, puesto que se añadieron elementos nuevos como torres inspiradas en la arquitectura noreuropea. La visita en el interior del Castell nos permite ver los aposentos de la casa, cuya decoración nos recuerda a los chateaux franceses y a los palacetes de la campinya inglesa. Salas como el Salón Azul, la Biblioteca o el Comedor son de especial interés. ¿Sabíais que Toda invitó numerosas personalidades del mundo de la cultura, de la iglesia y de la política? Algunos ejemplos son su gran amigo el Cardenal y Arzobispo de Tarragona Vidal i Barraquer, el cual disponía de cámara propia, e incluso el rey Alfonso XIII, que visitó al diplomático en una ocasión.

Actualmente, el Castillo está siendo restaurado y no es posible visitar la totalidad de su interior. Se prevee que las obras terminen en otoño del 2022. De la misma forma, los exteriores del Castillo también estan siendo restaurados y se estan recuperando senderos que conectan los pueblos de la Baronía con este monumento. Lo que sí podéis hacer si os acercáis al Castillo, es recorrer algunos de los 4 paseos de su entorno: el Paseo de los Frailes, el Camino de Santa Bárbara, el Camino de los Huertos o el Camino de la Font del Sarraí. Todos ellos, son recorridos cortos, fáciles y muy frondosos. Además los 3 primeros ofrecen espectaculares vistas a la Costa Doarada y a la Sierra de Pradell y l’Argentera.

Visita-guiada-a-escornalbou
Claustro dels Castillo Monasterio d’Escornalbou

 

Puerta de la Iglesia del Castillo Monasterio d’Escornalbou

Itinerarios Castillo Monasterio de Sant Miquel d’Escornalbou

 

L’ARGENTERA

Después de visitar el Castell Monasterio d’Escornalbou, bajaremos al pueblo de l’Argentera, situado a 5 km. Esta es seguramente la población con más encanto de la Baronía, puesto que se trata de un pequeño pueblo de unos 117 habitantes y luce pintorescas calles y casas de piedra roja, típica de la la zona. Pasear por l’Argentera es sin duda una delicia: sus calles, las portaladas de las casas y sus ventanas se visten de plantas y flores, especialmente de hortensias.

L’Argentera se vio favorecida por las estancias de Eduard Toda durante las obras de restauración del Castillo, quien adquirió una casa situada en la Plaza de la Iglesia. Este mismo personaje modernizó el pueblo gracias a varias mejoras, como por ejemplo haciendo llevar agua de la Font de la Bartra. De hecho, los argenterenses le dedicaron una calle y un busto, este situado al final de la Calle Mayor. Una recomendación que personalmente querría añadir a la visita de l’Argentera es la romántica Font Vella, situada junto al pueblo y a la que llegaréis saliendo por la calle de Eduard Toda y cogiendo el Camino de la Font Vella. La fuente, documentada ya en el 1907 por una reforma que se hizo, está emplazada en medio de un bosque de plátanos, aterrazado en diferentes niveles y donde encontramos alguna mesa y bancos de piedra. Es por lo tanto un buen lugar para hacer un picnic al aire libre, acompañados por sonido del arroyo. El espacio es cautivador especialmente en otoño, cuando las hojas de los plataneros forman una alfombra de diferentes tonos marronosos y todo el entorno se vuelve un rincón inspirador. También muy cerca de la Font Vella, siguiendo un caminito de piedra paralelo al arroyo, estan los antiguos lavadores que tampoco podéis dejar de ver, ni de fotografiar. Si sois instagramers os encantará.

Calle Mayor y monumento a Toda
Font Vella
Lavaderos de L’Argentera
L’Argentera

 

DUESAIGÜES

Encaramos la tarde cogiendo la carretera de Duesaigües para dirigirnos hacia el impresionante viaducto dels Masos, uno de los dos viaductos del término de Duesaigües. Estos viaductos se construyeron a finales del siglo XIX con la llegada del ferrocarril de la línea Barcelona-Zaragoza, que fue impulsada por la Compañia de los Ferrocarriles de Tarragona a Barcelona y Francia . ¡Por cierto! otra gran proeza de ingeniería fue la construcción del túnel del ferrocarril de l’Argentera, que fue hasta 1957 el más largo de España con algo más de 4 km. El ingeniero de la Compañía, Eduard Maristany fue reconocido con el título de Marqués de l’Argentera, por su labor y contribución al desarrollo del país.

Podéis recorrer la pasarela inferior del viaducto, las vistas no os dejarán indiferente.

 

Seguimos por la carretera de Duesaigües a Riudecanyes y pronto nos encontramos las aguas del pantano a nuestra derecha. La carretera, a pesar de que tiene dos carriles es estrecha y con bastantes curvas, ¡así no os despistéis contemplando el embalse! A pesar de que realmente es una ruta para disfrutar del panorama.

 

CASA VELLA DEL PANTANO

Junto a la carretera, esta vez a la izquierda, encontraréis la entrada a otro edificio con mucha historia y que actualmente es una moderna casa rural: La Casa Vella del Pantà. Esta Casa se construyó a principios del siglo XX durante las obras del embalse y como residencia para el ingeniero. No obstante, nunca tuvo esta función y a pesar de ser propiedad de la Comunidad de Regantes, años después quedó abandonada y fue objeto de actos vandálicos. Pero fue gracias a Ina y Albert, una pareja que vive en L’Argentera, que la Casa volvió a la vida. Las obras empezaron en el 2012 y después de pocos años ya empezaron a llegar los primeros huéspedes. De la Casa merece la pena destacar no solo su diseño moderno, con un toque rural sino también los diversos materiales ecológicos que se emplearon como por ejemplo el revestimiento de los baños, denominado tedelakt compuesto de cal y resistente a la humedad y a los hongos. Igualmente de interesante es el horno de la planta baja, un horno masivo que es capaz de quemar 14 kilos de leña durante 1 hora y media y calentar prácticamente durante todo el día. La construcción de este horno la llevó a cabo el mismo arquitecto de la casa, Flemming Abrahansom (www.forneytenergi.dk) un referente en la arquitectura sostenible. Junto a sus alumnos, organizaron un taller en la Casa Vella para aprender a construir el horno, de este modo Ina y Albert solo tuvieron que pagar los materiales.

Actualmente, con la situación pandémica, la Casa ha sufrido muchas cancelaciones, pero na ha empezado una nueva aventura empresarial elaborando jabones artesanales con su socia Mònica (www.instagram/illicium.nature) usando productos de la Baronía, como el Aceite de Oliva Virgen Extra Escornalbou, flores y hierbas del campo e incluso ¡algarroba! Si queréis aprovechar para pasar todo el fin de semana en la zona, este es un buen lugar para alojarse.

Casa Vella del Pantà
Ina y su taller de jabones
Horno masivo

 

RIUDECANYES

Para acabar la jornada, visitamos la población de Riudecanyes, donde podéis hacer cualquiera de las rutas de Oleoturismo que encontraréis en la misma web de La teva ruta, como por ejemplo la experiencia “Vivir la tierra” que os permite visitar un campo de olivos, el núcleo de la villa y el Centro de Interpretación Los Frutos del Paisaje, que permite hacer una aproximación al paisaje, a la agricultura y a los productos del campo de esta comarca. Además, también os ofrecemos una degustación de pan con aceite OVE Escornalbou, 100% arbequina y de gran calidad. También en el mismo espacio encontraréis la Agrobotiga, donde podéis comprar este y otros productos de la tierra.

Si venís en octubre o principios de noviembre, podréis participar en la experiencia de cosechar las olivas usando el arpa y el capazo. Y si lleváis niños, tenemos una versión de la ruta especial pensada para ellos “Del olivo a la aceitera”.

Recordad también, que os ofrezco hacer esta misma ruta guiada, ¡una buena opción para dejaros llevar y nos perderos ningún detalle!

Oleoturismo en Riudecanyes

 

Alojamientos recomendados

Casa Vella del pantà (Riudecanyes)

Casa Argentera

Casa La Guineu (L’argentera)

Espai Abadia

 

Restaurantes recomendados

L’Era (Riudecanyes)

El Cunirri (Duesaigües)

Menjars de l’Argentera (L’Argentera)

Read more

¿Sabías que en la Iglesia Prioral de San Pedro, se guarda el corazón de Mariano Fortuny?

El pasado martes 26 de enero se estrenó en el Teatro Fortuny de Reus el documental Fortuny. Los últimos días del pintor dirigido por Emiliano Cano, cantante y director de documentales de arte. Esta producción repasa los últimos momentos de la vida del reconocido pintor reusense, analizando también su obra y sus relaciones familiares y en el mundo del arte. Marià Fortuny murió enfermo con tan solo 36 años y en pocos días, lo cual conmocionó toda la opinión pública.

Vamos a explicar cómo fueron los hechos: El verano de 1874, Fortuny y su familia veraneaban en una villa que habían alquilado en Portici, en la bahía de Nápoles. Tal como sentía Fortuny, el lugar era para él era un espacio de inspiración, calma, felicidad y recogimiento.

En Portici, de hecho, se quedará hasta el día 31 de octubre de aquel 1874, cuando entonces se traslada junto con su familia a Roma, residencia habitual en aquella época y donde el pintor tenía su estudio. Y aquí es cuando las cosas empiezan a cambiar. Ya desde hacía un tiempo aparecieron en Roman numerosos casos de fiebres que entonces denominaban “perniciosa”, aquello que hoy sería la malaria, enfermedad que entonces no se conocía, como tampoco sus causas ni las vías de transmisión. Lo que sí se sabía era que los enfermos respondían bien a la quinina y que los brotes se daban en ciertas zonas húmedas y próximas a ríos.

El día 14 de noviembre, Fortuny ya empieza a encontrarse mal y es diagnosticado de fiebre perniciosa, posiblemente a causa, según el escultor y amigo de Fortuny, Próspero d’Epinay, de la humedad de las lluvias que hubieron una semana antes. Su estado de salud fue empeorando día tras día. Un estado que se agravió por sus problemas digestivos. Según Casanova Estorach:

 

«No hacía más que quejarse de que en el estómago sentía fuego que lo abrasaba, que quería agua y hielo, que por qué no se la querían dar siempre que él la pedía; los médicos no quieren, decían los de su familia, todo cuanto tomaba, todo lo arrojaba, todo, todo; ya él se sentía un poco de fiebre, le dieron la quinina, que parece le aliviaba; en fin, para concluir baste decir que ni médicos ni nadie se creyó una cosa grave hasta el penúltimo día de su muerte, porque siempre conversaba con los amigos y la familia».

 

Finalmente, el 21 de noviembre de 1874 muere por una hemorragia de estómago. La familia ordenó proceder con la autopsia para verificar la causa de su muerte. El pintor y amigo de Fortuny, Bernardo Ferrándiz, asistió a la autopsia como representante de la familia y dejó escritos numerosos detalles sobre el estado de salud de los órganos de Fortuny. Parece ser que su cerebro era voluminoso con numerosas inyecciones de sangre, mientras que los pulmones estaban sanos con la particularidad de que el de la izquierda se encontraba adherido a las pleuras. La descripción de los pulmones que dio Ferrándiz contrasta con la aportación de Casanova Estorach, el cual decía que “uno de los pulmones estaba totalmente deshecho y el otro enganchado a un hueso”.

Parece ser que  el estómago, según Ferràndiz, se encontraba en estado de crónica hiperemia, con ligeras ulceraciones, algunas de ellas cicatrizadas. Probablemente la quinina, sustancia que se empleaba en el tratamiento de la fiebre, irritó las úlceras hasta provocar la hemorragia.

 

 

Pero, ¿qué ocasionó la aparición de esas úlceras? El sobrino de Marià Fortuny explicaba que:

 

«Según la tradición familiar, tío Mariano ensalivaba los pinceles cuando pintaba a la acuarela y los productos tóxicos de esta le produjeron una perforación de estómago que entonces no supieron solucionar».

 

Hay que pensar que las pinturas entonces contenían elementos como el plomo, altamente tóxico para el organismo. Imaginad el efecto que produjo la ingesta regular de plomo. El pintor, sin saberlo, se envenenaba.

Su funeral se hizo en la iglesia de Santa Maria del Popolo y fue enterrado en el cementerio del Campo Varano, con gran expectación. El pintor reusense  fue enterrado en Roma pero su corazón se trasladó dos años más tarde a su ciudad natal, Reus.

Al poco de morir, Reus impulsó una propuesta para erigir un monumento a Fortuny, pero la idea no prosperó. Más tarde, el Ayuntamiento inició gestiones para reclamar el traslado del cuerpo a la ciudad. Se escribió a la viuda Cecília de Madrazo y respondió su tío Pedro, negando la petición, pero ofreciendo el corazón, el cual se había extraído del cuerpo de Fortuny durante la autopsia y que ya en aquellos momentos fue trasladado a Madrid.

Así pues, aceptando la oferta, el alcalde reusense Marià Pons, se desplazó a Madrid para encontrarse con Madrazo, el cual le entregó el corazón de Fortuny guardado en una arqueta de plata. Una vez llegó a Reus, la arqueta se depositó temporalmente en el Ayuntamiento, mientras acababan de construir el cenotafio en la Capilla del Santísimo, también conocida como la Capilla de los Marqueses de Tamarit. Finalmente, el 1 de diciembre de 1876, la urna que contenía el corazón fue llevada en bandeja de plata en procesión desde el Ayuntamiento hasta la Iglesia Prioral de Sant Pedro, a la mencionada Capilla, donde reposa todavía hoy en día. Allí, en el cenotafio situado detrás de un muro, encontramos un retrato del busto del pintor y una placa de mármol esculpidos por Joan Roig i Soler, donde se lee un poema de Marià Fonts:

 

«Dio el alma al cielo, su fama al mundo, el corazón a su patria».

 

Esta historia se explica en la ruta Reus secreto. Si deseáis conocer más curiosidades sobre Reus os recomiendo hacer este tour. Es una buena manera de conocer la ciudad y sus lugares más destacados, a través de historias, personajes, misterios, leyendas, apuntes gastronómicos… Además se incuye una degustación de menjablanc (el postre típico de Reus) y de vermut de Reus, en el mítico Museo de Vermut, espacio que también visitamos.

La ruta Reus secreto está programada cada 2º y 4º sábado de mes a les 17:00. En verano (Julio y Agosto) empezamos a las 18:00. Tiene un precio de 15€/persona y 6€ los niños. Podéis hacer esta visita, como cualquiera de mis otras rutas, en cualquier otro horario bajo consulta previa. Podéis ver todos los detalles a través  del link al tour: https://latevaruta.com/visitas-guiadas/reus-secreto/

 

Citas extraídas de CANO DÍAZ, Emiliano. Los últimos días de Mariano Fortuny y Marsal. 2018.

Bibliografía

ARNAVAT, Albert. Fortuny y Reus. La construcció d’ un mite. Universitat Rovira i Virgili. 2011-2012

CANO DÍAZ, Emiliano. Los últimos días de Mariano Fortuny y Marsal. 2018.

 

Read more